I. Castidad

Tener vidas castas de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica Romana acerca de la homosexualidad.

II. Oración y dedicación

Dedicar nuestras vidas completamente a Cristo a través del servicio a los otros, la lectura espiritual, la oración, la meditación, la dirección espiritual individual, la asistencia frecuente a Misa, y la recepción frecuente de los Sacramentos de la Reconciliación y la Santa Eucaristía.

III. Hermandad

Fomentar un espíritu de fraternidad en el cual podamos compartir unos con otros nuestros pensamientos y experiencias, y así asegurar que nadie tendrá que enfrentar sólo los problemas de la homosexualidad.

IV. Apoyo

Estar conscientes de la verdad, que las amistades castas no son solamente posibles sino necesarias en una vida cristiana casta y alentarnos unos a otros en formar y sostener estas amistades.

V. Buen ejemplo

Tener vidas que puedan servir como buenos ejemplos a otros.